martes, 17 de noviembre de 2015

PLAYA DEL SILENCIO



Día: 14-11-2015.

Lugar: Castañeras (Cudillero-Asturias).

Desnivel: 100 metros aprox.

Comentario:
Viene de la primera parte de la excursión del día, la visita al entorno de la Playa de la Gueirúa.



Pues me dirigí con el coche al pueblo de Castañeras, situado un par de km al Este del pueblo de la visita anterior, el pueblo de Santa Marina.

De este pueblo de Castañeras salía una carreterina asfaltada que me iba a llevar a las proximidades de la Plaza del Silencio, playa considera la más guapa de Asturias, seguramente por el entorno salvaje en el que se encuentra.

Antes de dejar el coche aparcado en el pequeño aparcamiento destinado para la visita a esta playa, iba a poder sacar algunas fotos tanto de la zona en la que había estado en la primera visita del día.


Como de la zona que visitaría en esta segunda parte de la excursión, la zona de la Playa del Silencio.


Decir que en el momento en que saqué las dos fotos anteriores perdería la tapa del objetivo, así que me tuve que arreglar como pude con la segunda tapa que tenía, la del zoom.

Tras aparcar el coche, ya me encaminaría en un breve tramo de unos 300 m hasta la zona del mirador de la playa, sacando en mi aproximación algunas fotos como las que siguen.








Unos metros antes de llegar al mirador, me desvié a la derecha por un sendero que en descenso me iba a llevar a cruzar un riachuelo, sendero por el que continué hasta dar con una zona que me había llamado la atención desde lo alto y en la que había una caseta, así que para allá me fui a investigar un poco a intentar descubrir nuevas panorámicas de la zona.

Aproximándome a dicha caseta y por detrás de ella, el promontorio al que acabaría subiendo.





Unos metros antes de la caseta, iba aparecer a mi drcha la Playa de la Barquera, playa a la que intenté acceder pero como iba a tener que realizar un destrepe para bajar a la misma por una zona en la que ya se estaba metiendo el mar (ya estaba subiendo la marea), renuncié a conocer el entorno de esta playa y dejarlo mejor para otro día.

Playa de la Barquera.


Vídeo de la playa con el agujero por donde se internaba el mar hacia la zona por la que hubiera bajado a la playa.
video


Mirando hacia atrás, el desvío que tuve que tomar unos metros para intentar bajar a la playa y ante mí la oquedad por la que ya se estaba metiendo el mar, impidiéndome el acceso “seco” al pedrero.


Llegué a la caseta y con vistas ya a la entrada que hacía el mar por esta zona.


Decidí entonces ir subiendo poco a poco al promontorio rocoso, tapizado de vegetación, para ir sacando numerosas fotografías, así como algún que otro vídeo con las vistas que me brindaba el mismo del mar y de más moles rocosas que se me presentaron en cuanto me alcé a lo más alto de la roca.

Al poco de ir subiendo, me detuve unos instantes a ver como entraba el mar en el espacio que había entre este promontorio y otro que se me presentaba aislado en el agua.


Vista de este segundo promontorio rocoso.


Seguí subiendo por el promontorio en el cual estaba y que no ofrecía ningún tipo de dificultades, salvo las de estar atento por donde pisaba no fuera que me desviara algún metro y cayera al mar unas cuantas decenas de metros.



Alcancé lo más alto del promontorio con vistas al islote de la Barquera, alejado varios centenares de metros de la orilla.


Tras alcanzar lo más alto de la roca, seguí unas decenas de metros en ligero descenso en dirección al mar para así poder sacar alguna foto con algo más de perspectiva.

Vídeo en lo más alto.
video

Descendiendo hacia el mar por el promontorio.


Me paré un minuto a ver como el mar se estrellaba con las primeras rocas del islote mencionado anteriormente, sacando un par de fotos de dicha acción.





Mirando hacia atrás el lugar por donde había venido y la caseta por debajo de mi unos metros.


Hacia el Este, vista en primer plano de la cubierta vegetal de la zona rocosa por la que me estaba moviendo y al fondo, al Este, el Cabo de Asturias con mejores vistas hacia todas las direcciones (por encima del Cabo Peñas), el Cabo Vidio situado en la zona de Oviñana.


Llegué a un punto donde no me apeteció seguir descendiendo hacia el mar, así que antes de dar la vuelta, tocaba foto de recuerdo del lugar.


Las dos principales partes de la foto anterior, ampliadas con zoom.





Algunas formaciones rocosas en el mar que se veían hacia el Este (ampliadas con zoom).


Di la vuelta y fui descendiendo por toda la zona por la que había subido, atento de no dar un paso en falso en el descenso y sobre todo a la hora de realizar fotos, como esta que sigue y que muestra en parte la caída que hubiera tenido en caso de tropezar o de descuidarme con la cámara de fotos.


Alcancé entonces ya zona segura donde la caseta y entonces ascendí unos pocos metros para ver mejor el paso que estaba inundado por el mar situado entre los dos promontorios y que había visto desde arriba desde otra perspectiva.


Tomé de nuevo el fácil sendero que me llevaría a la zona del mirador y en donde pude apreciar una de las vistas estrellas de la Playa del Silencio con el oleaje estrellándose en el pedrero (obsérvese la extraña manera que tenía el mar de volver a su sitio arrastrando miles de piedras y haciendo algunas figuras en el pedrero mientras iba retornando).


Con zoom, vistas hacia el Oeste de la zona de la Playa de la Gueirúa.


Vista de la escalera con la bajada a la playa.


Tras bajar un par de peldaños, resulta que me dio por seguir a la drcha un sendero que se internaba entre la abundante vegetación para ver si podía subir a lo más alto de la zona de roca que protegía la playa y entonces se me ocurrió una cosa para inmortalizar dicho momento y es que grabé toda la subida con el vídeo del móvil, atento eso sí, a los pasos que iba dando ya que por momentos fui a escaso metro y medio del abismo y no era cuestión de desviarme del sendero mientras grababa.


Fui ascendiendo por sendero algo húmedo pero que se dejaba caminar bastante bien y con vistas hacia el Este de la zona de la caseta donde había estado momentos antes y el promontorio que había subido por encima de dicha caseta.


Llegué a lo más alto de “la montaña”, dando entonces con los acantilados de bastantes decenas de metros de este gran peñasco, así que era hora de inmortalizar la zona de la playa y de la costa desde este punto estratégico.





Emprendí entonces el regreso hacia el coche y sacando una última foto de esta zona que había subido con las caídas hacia la zona de la playa.


Después del mirador, donde estuve un rato disfrutando de las vistas y observando como una y otra vez el mar entraba y removía la orilla pedregosa, retorné al coche muy satisfecho por el paseo por estas dos playas del día.

¡Y esto fue todo lo que dio de sí este día…!.




2 comentarios:

  1. Que maravilla¡¡¡¡, que vistas¡¡¡, que bien se te da eso de disfrutar de la vida y del momento¡¡¡, sigue asi¡¡¡.
    Un abrazo¡¡¡.

    ResponderEliminar
  2. Rafa, te recomiendo esta visita para un día que te acerques a Asturias con la sra...Ya sabes y por lo que me parece que ya te has dado cuenta y alegrándome por ello, que no todo en la vida es realizar una actividad solamente, sea la que sea...Lo guapo para mí es combinar turismo, comidas, correr, reflexiones en voz baja en un día de montaña tranquilo o más cañero y así más cosas...
    Un abrazo y cuídate..

    ResponderEliminar